Académico de Universidad San Sebastián reflexiona sobre el legado y las lecciones que dejó el paro en Puerto de Coronel

«El reciente paro en el Puerto Coronel ha dejado huellas profundas en la economía y la sociedad chilena. Más allá de las pérdidas económicas, estimadas en millones de dólares, la paralización ha evidenciado la importancia crucial de este terminal portuario para la Región del Biobío y el país. Este evento ha puesto de relieve no sólo las vulnerabilidades logísticas, sino también la urgencia de atender las demandas laborales y sociales de los trabajadores portuarios». Palabras del académico en Administración Pública de la Universidad San Sebastián, Cristóbal Cifuentes Rivera.

A juicio del docente, las consecuencias del paro son múltiples. «En primer lugar, la interrupción de las actividades portuarias ha afectado gravemente la cadena de suministro, tanto a nivel nacional como internacional. Esto no sólo ha retrasado la exportación de productos clave, sino que también ha afectado la importación de insumos esenciales, provocando un impacto en diversas industrias. En términos sociales, el paro ha exacerbado la incertidumbre laboral y ha puesto en evidencia las condiciones de trabajo precarias que enfrentan muchos trabajadores del puerto», puntualiza.

«Mirando hacia el futuro, se plantean varios escenarios. Uno de ellos es la necesidad urgente de un diálogo genuino y constructivo entre las autoridades, las empresas portuarias y los trabajadores. Es esencial que el Gobierno tome cartas en el asunto y promueva un marco regulatorio que garantice condiciones laborales justas y seguras, evitando así la recurrencia de conflictos como éste. La modernización de la infraestructura portuaria también es un aspecto crítico. Invertir en tecnología avanzada y mejorar la logística puede aumentar la eficiencia y reducir la vulnerabilidad ante futuros paros», según Cristóbal Cifuentes.

Una llamada de atención

«El Gobierno, hasta ahora, ha mostrado una preocupante falta de proactividad en abordar las raíces de estos conflictos. Es imperativo que las autoridades no sólo reaccionen ante las crisis, sino que anticipen y prevengan los problemas mediante políticas públicas efectivas y equitativas. La gestión de este paro debe servir como una llamada de atención, para que se implemente una estrategia más sólida y sostenida que permita apoyar el desarrollo portuario y proteger los derechos de los trabajadores», recomienda Cifuentes.

En su opinión, la importancia de Puerto Coronel, evidenciada por este paro, subraya su rol como un motor económico esencial. «No es únicamente un nodo logístico crítico» -subraya-, sino también una fuente vital de empleo y desarrollo regional. Asegurar su funcionamiento eficiente y justo es clave para la estabilidad y el crecimiento económico de Chile. En conclusión, la paralización de actividades ocurrida en Puerto Coronel deja lecciones importantes sobre la necesidad de una gestión gubernamental más efectiva,  y también un enfoque integral que aborde tanto los aspectos económicos como sociales de la operación portuaria. Sólo mediante un compromiso real y sostenido podremos evitar que se repitan estas situaciones y garantizar un futuro más prometedor para todos los chilenos».