Detenido presunto asesino del ciudadano peruano: Es venezolano de 47 años y fue capturado en un allanamiento policial

SANTIAGO, 6 de mayo de 2024.- Fue arrestado el sospechoso de asesinar a turista peruano en el Barrio Yungay. Se trata de un venezolano que quedó en prisión preventiva tras ser formalizado en la tarde de este domingo 5. La crudeza del homicidio -perpetrado a sangre fría y sin que la víctima opusiera resistencia-, causó alta conmoción pública: la Fiscalía ha planteado que hubo premeditación y alevosía. El Gobierno de Perú había solicitado a Chile celeridad para dar con el responsable de la muerte de Rubén Limache, de 39 años, muerto por un tiro a plena luz del día.

Según confirmó la Fiscalía, se trata de un sujeto venezolano identificado como Yuber Medina (47 años), quien quedó en prisión preventiva tras ser pasado a control de detención y posterior formalización en el Centro de Justicia. La Fiscalía Metropolitana Centro Norte le imputó el delito de robo con homicidio. El fiscal Francisco Jacir aclaró que el sujeto mantiene una situación migratoria de «regularidad, con la precisión de que el juez dijo en audiencia  que es necesario profundizarla, pero al menos sí consta con cédula de identidad en el país». Se encuentra en Chile con su pareja desde hace cerca de dos semanas, con el objetivo de desarrollar «algunos negocios vinculados al ámbito de las zapatillas», precisó el fiscal Jacir.

Las imágenes de una cámara de seguridad mostraron que el afectado fue sorprendido por un hombre que lo amenazó con un arma de fuego y que, pese a que le entregó su teléfono celular y otras pertenencias sin oponer ninguna resistencia, lo asesinó de un disparo y salió huyendo del lugar. Gracias al «análisis del sitio del suceso, cruce de información y perfilamiento delictual», la Brigada de Homicidios Centro Norte de la PDI ubicó al sospechoso del homicidio en una dirección de la comuna de Santiago, donde fue arrestado tras un allanamiento ejecutado este domingo, reportó el inspector Ítalo Alfaro.

Fiscal: «Hubo premeditación»

El fiscal Jacir puntualizó que «los antecedentes dan cuenta de que se conocían al menos desde el día previo a los hechos, conforme da cuenta la pareja de la víctima». Aquello, en un contexto donde el asesino supuestamente quería vender su auto, pero «no está claro si estaban en esa negociación. Lo que creemos es que esto se trató más bien de una excusa para tener a la víctima en el lugar, y que el objetivo inicial es darle muerte. Esto, porque se produce un intercambio muy breve una vez que se reúnen, además de citarla en un lugar específico, en horas de la mañana de un día feriado, cambiándole en varias oportunidades el destino, para finalmente acometerlo». El supuesto asesino arriesga penas que parten en el presidio perpetuo simple, es decir, «las más altas que contempla nuestra legislación». El tribunal fijó un plazo de cinco meses para la investigación.