A cuidar el mejor Estadio Mundialista de Chile

Concepción, entre tantas obras maravillosas poco reconocidas por sus habitantes, tiene un estadio de características internacionales. El municipal de la avenida Collao es el único que podría ser sede de un partido de un mundial adulto. Así de simple. Ya señalaré la base de esta afirmación.

La remodelación del recinto, de cara a la Copa América de 2015, tuvo un costo de 30 mil 560 millones de pesos. Con estos recursos no sólo se terminaron las obras sino que se transformó en el más moderno del país. Tiene 30 mil 261 butacas, una cubierta de 60 paños puesta por la empresa mexicana Lonas Lorenzo, por un total de 13 mil 240 metros cuadrados; para la iluminación cuenta con 212 focos Phillips de 200 watts y mil 700 lux para televisar en alta definición, con dos generadores de apoyo. Hay que señalar que se construyó un edificio de seis pisos, con dos ascensores, 12 casetas para radios y 4 para televisoras. Cuenta con diez camarines y, claro, con una cancha y pista atlética de alto estándar.

¿Conocía su estadio? Debió llevar el nombre de don Ramón Guerrero Jara. Dirigente que toda su vida la dedicó al fútbol, a la dirigencia, a ser artífice del ex campeonato regional de fútbol y promotor de tener un estadio nuevo, de creer que se podía ser subsede del Mundial de 1962 y que los clubes soñaran con entrar a las ligas mayores de Chile. Algún día será tema de otra columna. La vida nos sorprendió con otro nombre.

El estadio municipal de la avenida Ignacio Collao necesita una manito de gato, principalmente la cancha, más allá que sigue siendo igual el mejor de Chile y tercero en capacidad. Esa superficie ya cumplió los diez años y debe entrar a mantención. Todos llegan a Collao: la U, Colo-Colo, Audax Italiano, Unión La Calera, Ñublense, Huachipato, U. Católica, la selección nacional y, por supuesto, los clubes locales. La CONMEBOL o la FIFA no tienen problemas en alzar el pulgar hacia arriba cuando señalan al Collao como estadio alternativo.  No se salva de dos a tres partidos semanales. Vale decir que la mayoría recibe un partido cada quince días, a lo sumo uno cada sábado o domingo. Cuando corresponda cerrar para entrar en reparaciones faltarán los recursos y las canchas alternativas para cumplir con los partidos.

Por estos días la Municipalidad se amarró fuerte los pantalones y dijo que no estaba disponible para partidos de Copa Chile ni para nadie. La lluvia, y no era para menos, saturó la cancha. Iba derecho a la destrucción. ¿Quién cubre las reparaciones? Moya. Los clubes pagan muy poco por arrendarla. Es casi la más barata de Chile en este aspecto. Colo-Colo por su Monumental cobra casi 8 a 9 veces más que la Municipalidad penquista por este ítem. La Muni penquista cobra ocho millones por partido. Ya le dije: todos quieren venir a jugar a Collao porque no tienen estadio de nivel internacional y aquí las puertas están siempre abiertas. Jugar en Concepción es un lujo.

Al comienzo le mencioné que era el único recinto chileno que podría ser considerado por Fifa. No lo digo yo. Lo dice un ex hombre de este organismo que de esto sabe. Recorrió el mundo del fútbol con el parche Fifa en el bolsillo de su terno gris, siendo su último informe el del mundial de Qatar. Era tan asertivo que ese campeonato en vez de jugarse a mitad de año se programó para finales de temporada. El dijo que no era factible por las altas temperaturas, pero el dinero fue más poderoso. Se trata de Harold Mayne Nicholls quien declaró a LUN : “Hoy en Chile hay un solo estadio que eventualmente podría ser sede de un partido de un Mundial Adulto: el Ester Roa de Concepción. El Estadio Nacional podría llegar a serlo si hay un proyecto…».

A creer en lo nuestro. Es más, la plusvalía del estadio será mayor con la nueva Avenida Collao y aumentará más si algún día se compadecen con los hinchas para habilitar estacionamientos en el único lugar disponible en las cercanías como el terreno adyacente al río Andalién. Sería un lindo parque y además con lugares para los autos y así descongestionar los jardines de las calles que sufren con los aficionados que no tienen otro espacio para dejar sus vehículos. Con todo esto, igual el estadio es el único en Chile que reúne las condiciones exigidas por la señora Fifa.

* Por Héctor Alarcón Manzano, Premio Nacional de Periodismo Deportivo.