Mario Desbordes se querella por prevaricación contra consejeros del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH)

El ex ministro de Defensa y hoy candidato a la alcaldía de Santiago por RN, Mario Desbordes, interpuso este martes 18 de junio una querella en contra los consejeros del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) por el delito de prevaricación. La acción judicial se da en respuesta a la querella presentada por el organismo la semana pasada, en la que acusan un presunto tráfico de influencias en el nombramiento de la ministra de la Corte Suprema María Teresa Letelier. Aunque aquel texto se dirige contra quienes sean responsables, en varios pasajes de éste se alude a Desbordes.

Además, el lunes 17 el organismo encabezado por Consuelo Contreras liberó el acta de la sesión donde resolvió interponer la acción penal, en la que se aprecian los reparos de cuatro de los consejeros, quienes no apoyaron la decisión con sus votos. También se confirmó que el Ministerio Público le entregó información bajo reserva al INDH, algo que criticaron desde un principio los parlamentarios de Renovación Nacional y el propio Desbordes, quien ha asegurado que demostrará que la fiscal de Alta Complejidad Centro Norte, Ximena Chong, «hizo gestiones» para allanar la decisión del Instituto. Debido a esto, el ex secretario de Estado presentó este martes  la querella, dirigida a los consejeros que votaron a favor.

«Los querellados actuaron de manera abiertamente ilegal, exorbitando las facultades legalmente establecidas respecto a la legitimidad activa para presentar querellas criminales, y torciendo grotescamente el sentido y alcance del tipo penal de tráfico de influencias, dejando en evidencia la existencia de espurios móviles subyacentes a su decisión», indicó en el escrito Desbordes. La querella de Desbordes se suma al oficio de fiscalización ante la Contraloría General de la República que presentó la bancada de su partido, que acusa que la acción penal del INDH es irregular y está fuera de sus atribuciones.

Lo conocido en el acta fue abordado también por el diputado Andrés Longton (RN), quien afirmó que con el acta «queda en evidencia que el Instituto Nacional de Derechos Humanos recibió información que no debería haber recibido, precisamente porque la titularidad de la acción penal le corresponde al Ministerio Público y no al INDH, sobre todo cuando son hechos distintos». Asimismo, advirtió que «ello habría influido para que se presionaran algunos consejeros y actuaran fuera de ley, precisamente para cumplir con un objetivo político, alejado de sus atribuciones y facultades».

«Eso claramente puede constituir prevaricación, por lo tanto, me parece que la querella de Mario Desbordes cada vez empieza a encuadrar más de acuerdo a los hechos relatados», cerró Longton. En el propio Gobierno, el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Luis Cordero, volvió a plantear sus reparos con el hecho de que el INDH decidiera ser parte querellante en una causa sobre independencia judicial. «El reconocer la condición de litigantes genera una condición de distorsión. Esto formó parte de la discusión legislativa durante la tramitación de la ley orgánica) del Instituto y por eso se le reconoció una competencia excepcional. Lo que quiero decir es que la preocupación del Instituto sobre independencia judicial es genuina, sin embargo, creo que no es como litigante que tiene que representarla, sino que en los informes que tiene que presentar al país en esta materia», sostuvo.