Representantes de Hamás viajan a El Cairo con “espíritu positivo” para estudiar la última propuesta de tregua

JERUSALÉN, 5 de mayo de 2024.-  Representantes del grupo palestino Hamás viajan a El Cairo para continuar las negociaciones con “espíritu positivo” y alcanzar una posible tregua con Israel, confirmó la organización islamista en un comunicado divulgado por la Agencia EFE. El texto insiste también en la determinación, tanto del grupo radical islámico  Hamás, como de “las fuerzas de resistencia palestinas”, de madurar el acuerdo para conseguir las “demandas de nuestro pueblo”. El secretario general de la ONU, António Guterres, dijo: «Ruego a Israel y a Hamás que lleguen a un acuerdo».

Las exigencias que citan los representantes de Hamás son “detener por completo la agresión, la retirada de las fuerzas de ocupación, el regreso de los desplazados y el alivio de nuestro pueblo, el inicio de la reconstrucción y la conclusión de un acuerdo de intercambio serio”. El grupo Hamás -que inició la guerra cuando atacó y lanzó por sorpresa el envío de una cantidad indeterminada de misiles a Israel, cobrando  centenares de vidas- ha adelantado hoy que podría ofrecer una respuesta a principios de la semana que viene, mientras que Israel ha presionado al grupo amenazando con comenzar la invasión terrestre de Rafah, donde viven 1,4 millones de palestinos hacinados, tanto si se demora en su respuesta como si la rechaza.

Netanyahu, el implacable

Uno de los puntos más controvertidos del acuerdo es la demanda de un fin completo de la ofensiva israelí, a lo que los socios de Gobierno más radicales del primer ministro, Benjamín Netanyahu, se oponen hasta el punto de que han amenazado con abandonar el Ejecutivo en caso de un alto el fuego permanente. El propio Netanyahu ha insistido en que la guerra continuará hasta que se logren todos sus objetivos, que son acabar con Hamás en la Franja de Gaza y recuperar a los rehenes que todavía permanecen en manos del grupo. En otras palabras, Israel no aceptará el alto el fuego permanente como parte del acuerdo. 

Funcionarios israelíes reiteraron este domingo que Israel no aceptará un alto el fuego definitivo como parte de un acuerdo con Hamás para intercambiar rehenes por presos palestinos, informaron medios locales. “Al contrario de lo que se informa, Israel, bajo ninguna circunstancia aceptará el fin de la guerra como parte de un acuerdo para liberar a nuestros rehenes”, dijo un funcionario citado por varios medios israelíes. El mismo insistió en que el Ejército entrará en Rafah y “destruirá los batallones de Hamás que quedan allí, con o sin un respiro temporal para permitir la liberación” de los rehenes, según el diario Times of Israel.