La catástrofe de Sudán: Casi 18 millones de personas se enfrentan a una inseguridad alimentaria aguda

SUDÁN, 16 de abril de 2024.- Un año entero de conflicto en Sudán ha causado ya inmensos sufrimientos y muertes, pero la situación podría empeorar fácilmente con la noticia de que las partes beligerantes están armando a civiles, declaró el lunes el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos. Cuando se cumple un año del estallido de los intensos combates entre los ejércitos rivales de Sudán, Volker Türk advirtió de una nueva escalada, incluido un ataque inminente contra El-Fasher, en Darfur del Norte. «El pueblo sudanés ha padecido sufrimientos indecibles durante el conflicto, que se ha caracterizado por ataques indiscriminados en zonas densamente pobladas, ataques por motivos étnicos y una elevada incidencia de la violencia sexual relacionada con el conflicto. El reclutamiento y la utilización de niños por las partes en conflicto son también muy preocupantes», declaró.

Mientras este lunes comenzó en París una conferencia internacional de donantes para la emergencia de Sudán, el responsable de derechos humanos subrayó la posibilidad de un mayor derramamiento de sangre, ya que tres grupos armados anunciaron que se unían a las Fuerzas Armadas de Sudán en su lucha contra las Fuerzas de Apoyo Rápido y «armaban a civiles». Desde que estallaron los combates el 15 de abril de 2023, más de ocho millones de personas han sido desplazadas, de las cuales al menos dos millones lo han sido a países vecinos. «Casi 18 millones de personas se enfrentan a una inseguridad alimentaria aguda, 14 millones de ellos niños, y más del 70% de los hospitales ya no funcionan en medio de un aumento de las enfermedades infecciosas; no se debe permitir que esta situación catastrófica continúe», ha declarado el Alto Comisionado Türk.

El mundo olvida a Sudán

Por su parte, el Secretario General de la ONU aseguró que «el mundo se está olvidando del pueblo de Sudán», pidiendo un aumento de la financiación humanitaria y un impulso global a la paz para poner fin a un año de brutales combates entre ejércitos rivales. Con la atención centrada durante el fin de semana en Oriente Medio, António Guterres afirmó que el conflicto entre el ejército nacional y las milicias de las Fuerzas de Apoyo Rápido se había convertido en «una guerra que se libra contra el pueblo sudanés. Es una guerra contra los muchos miles de civiles que han muerto y decenas de miles más que han quedado mutilados de por vida. Es una guerra contra los 18 millones de personas que padecen hambre aguda y las comunidades que ahora se enfrentan a la aterradora amenaza de hambruna en los próximos meses». No se ha escatimado ningún aspecto de la vida civil, incluida la violencia sexual desenfrenada y los ataques contra convoyes de ayuda y trabajadores humanitarios.

El polvorín de El Fasher

Guterres afirmó que los últimos informes sobre la escalada de las hostilidades en El Fasher -capital de Darfur del Norte- «son un nuevo motivo de profunda alarma». Durante el fin de semana, milicias afiliadas a RSF atacaron e incendiaron aldeas al oeste de la ciudad, lo que provocó nuevos desplazamientos generalizados.»Permítanme ser claro: cualquier ataque contra El Fasher sería devastador para la población civil y podría desencadenar un conflicto intercomunitario total en todo Darfur», declaró el jefe de la ONU. «También pondría en peligro las operaciones de ayuda en una zona que ya está al borde de la hambruna, ya que El Fasher siempre ha sido un centro humanitario fundamental de la ONU. Todas las partes deben facilitar el paso seguro, rápido y sin obstáculos del personal y los suministros humanitarios a través de todas las rutas disponibles hacia El Fasher.»

Peligro de hambre aguda

Haciéndose eco de estas preocupaciones, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) señaló que unos 8,9 millones de niños sufren inseguridad alimentaria aguda, de los cuales 4,9 millones se encuentran en situación de emergencia. «Se prevé que casi cuatro millones de niños menores de cinco años sufran desnutrición aguda este año», incluidos 730.000 de desnutrición aguda grave potencialmente mortal, dijo UNICEF en un comunicado el domingo.»Casi la mitad de los niños que sufren desnutrición aguda grave se encuentran en zonas de difícil acceso» y donde hay continuos combates, señaló el director ejecutivo adjunto de UNICEF, Ted Chaiban. «Todo esto es evitable, y podemos salvar vidas si todas las partes en conflicto nos permiten acceder a las comunidades necesitadas y cumplir nuestro mandato humanitario, sin politizar la ayuda».

Escuelas cerradas

En una advertencia de que todo el país podría verse envuelto en combates que han dejado a la mitad de la población de Sudán necesitada de ayuda humanitaria, el Fondo Mundial para la Educación en situaciones de emergencia no puede esperar. Cuatro de los ocho millones de personas desarraigadas por la violencia son niños. El conflicto «sigue cobrándose vidas inocentes, con más de 14.000 niños, mujeres y hombres muertos según los informes», declaró Yasmine Sherif, directora ejecutiva de La educación no puede esperar.

Sherif se hizo eco de la profunda preocupación por el hecho de que Sudán sufre actualmente una de las peores crisis educativas del mundo, con más del 90% de los 19 millones de niños en edad escolar del país sin acceso a la educación formal. «La mayoría de las escuelas están cerradas o luchan por reabrir en todo el país, lo que deja a casi 19 millones de niños en edad escolar en riesgo de perder su educación», dijo. Hasta la fecha, este fondo ha proporcionado casi 40 millones de dólares para apoyar la educación de las víctimas de la crisis en Sudán y más allá, en la República Centroafricana, Chad, Egipto, Etiopía y Sudán del Sur. «Sin una acción internacional urgente, esta catástrofe podría engullir a todo el país y tener repercusiones aún más devastadoras en los países vecinos, ya que los refugiados huyen a través de las fronteras hacia los Estados vecinos», dijo Sherif. (Agencias).