Comisión de Minería del Senado analizó el cierre de la Fundición Hernán Videla Lira de ENAMI: Pide «claridad» del Gobierno

La necesidad de que este Gobierno decida si se apostará al desarrollo de la pequeña y mediana minería como política de Estado, fue la conclusión a la que llegaron los integrantes de la Comisión de Minería y Energía tras analizar en terreno, el cierre de la Fundición Hernán Videla Lira (FHVL) ubicada en Copiapó. «Hemos acordado pedir una audiencia al Presidente de la República para que, ante la Comisión de Minería, nos pueda explicar, decir, informar, cuál es el propósito del Gobierno respecto de ENAMI, de la Fundación en ENAMI de la Lira y de lo que es el futuro de la pequeña y mediana minería en Chile que la sostiene ENAMI. Para algunos parece un romanticismo nostálgico y para otros un producto que hay que desechar. No puede ser. Aquí tiene que haber claridad del Gobierno”, dijo el senador Juan Luis Castro, presidente de la instancia.

 El senador Juan Luis Castro y los integrantes de la instancia, Yasna Provoste y Rafael Prohens, se trasladaron a la planta procesadora que no está operando para conocer la impresión de los trabajadores y luego sesionaron en la Gobernación de Atacama en compañía del vicepresidente de la Empresa Nacional de Minería (ENAMI), Iván Mlynarz; la gerencia de la compañía; dirigentes sindicales; y autoridades de la zona tales como el delegado presidencial de Atacama, Luis Pino. Cabe considerar que el informe de estados financieros consolidados de ENAMI al cierre del 2023, entregado a principios de este año, habla de pérdidas por más de 200 millones de dólares y una deuda financiera de corto plazo de poco más de 634 millones de dólares. Por lo mismo, a finales de febrero se materializó el cierre de la unidad operativa de Paipote, la que a juicio de la compañía, era responsable de la mayor parte de la deuda. Tras tres horas de diálogo, los parlamentarios concordaron en que la solución a la crisis sólo puede encontrarse “a más alto nivel, por lo que el presidente Gabriel Boric debe instruir cómo dar viabilidad financiera a la compañía porque ello no pasa por el cierre de la fundición”.

 Crisis financiera

La sesión se inició con la exposición del vicepresidente de ENAMI, Iván Mlynarz explicó la razones del déficit financiero de la compañía. “La deuda bancaria ha ido subiendo desde el 2019 y se ha transformado en una política pública porque ha trascendido a los gobiernos. El déficit crónico operativo ya no es sostenible (…) Todo comenzó el 2018 cuando las normas ambientales se endurecieron y ocurrieron varios eventos ambientales, esto nos obligó a paralizar la fundición generando deudas cuantiosas”, relató. El ejecutivo sinceró que “con la paralización que concretamos en febrero pasado, no eliminamos la deuda sino que la paralizamos, nos da un respiro (…) El fomento de la pequeña minería no se ha detenido porque el concentrado de cobre se produce y vende. Ahora bien, nos ajustaremos al presupuesto del erario de 8 millones de dólares porque no podremos seguir generando deuda ”.

“Se nos ha cuestionado por esta decisión, pero a diferencia de Ventanas o Huachipato, nosotros estamos cerrando la fundición con un proyecto de reemplazo que busca darle al país una mayor capacidad de fundición (…) Nuestro desafío es resolver nuestros dos grandes problemas: la deuda de arrastre (el déficit de este año será 149 millones de dólares) y la inversión tecnológica que debemos hacer, solo así Enami podrá salir adelante pensando en el 2030”, concluyó. Por su parte, representantes de la Superintendencia de Medio Ambiente de la región de Atacama explicaron el trabajo que han hecho con Enami en cuanto al plan de cierre de la fundición, en particular a las resoluciones de calificación ambiental.

Cuestionamiento de trabajadores

El presidente del Sindicato N° 1 de Enami, Eduardo de la Barrera expresó su apoyo al proyecto de modernización de la compañía pero cuestionó la actual gerencia respecto a la transparencia del plan de cierre con los trabajadores. Indicó que “las medidas han sido apresuradas e improvisadas”. En la misma línea, el presidente del Sindicato N° 2 de Enami, Javier Rojas aseguró que “más de mil trabajadores quedarán cesantes en forma directa, por falta de voluntad política para revertir esta situación (…) El desmantelamiento de la fundición fue traumante, estamos dolidos y sentidos, no nos hemos negado a la modernización pero con los trabajadores”.

También intervinieron el presidente del Sindicato y Asociaciones Tierra Amarilla Copiapó, Joel Carrizo; el presidente del Sindicato de Pirquineros y Pequeños Mineros de Copiapó, Mario Mercado; el presidente del Sindicato Enami Fomento Copiapó, Héctor Bordones; el presidente de la Asociación Minera Gremial El Salado, Humberto Esquivel; el presidente de la Asociación de Supervisores y Profesionales de Enami, Mario Chassignolle; el presidente de la Asociación Minera de Copiapó, Eduardo Catalano; y el presidente de la Asociación Minera de Inca de Oro, José Araya. Todos pusieron énfasis en el rol del Estado en la administración financiera de la compañía, la necesidad de capitalizar Enami entendiendo que es una política pública, la gestión que han tenido los ejecutivos de la empresa y su relación con el recurso humano, y la urgencia de la modernización ante una minería cambiante. Frente a ello, el delegado presidencial de la región, Luis Pino comentó los efectos del cierre en el desempleo enfatizando la urgencia de apurar la reconversión laboral, pese a que aún no se mide el impacto de la decisión.

 Dudas de los senadores

Tras las exposiciones, la senadora Provoste planteó que “las distintas administraciones de la empresa deben responder por estos estados financieros (…) La fundición debe modernizarse con todos los trabajadores sin distinguir (…) Quiero hacer ver que se necesita actualizar el sistema tarifario con el que se compra a los pequeños productores porque data de los años 50 y hoy la ley es baja. La transparencia de este proceso también será clave”. Luego, el senador Prohens aseguró que “esta sesión marcará un hito porque están todos los actores de la región diciéndose las cosas de frente (…) En Atacama nadie se va a oponer a la modernización de la empresa pero claro que pueden haber diferencias (…) Quiero saber si el beneficio de recuperar más metales ¿irá también a los pequeños mineros? Y lo más importante ¿tenemos certeza que la nueva fundición se instalará en Atacama?”.

A vez, el senador Castro planteó que “esta situación tiene que ver con que todos los gobiernos no han decidido si van apostar en serio o no, a la pequeña minería. Esto se arrastra, es una decisión política que si no se adopta es imposible que la empresa salga a flote (…) Percibo esto a diferencia de Codelco, donde sí hay una apuesta del Estado (…) Me preocupa que la nueva fundición de Enami se transforme en una quimera, una leyenda”.