Israel prueba con éxito sistema de contención de ataques aéreos desde busques de guerra. Cada despliegue tiene un costo de US$50 mil

APTOPIX Israel Palestinians

Israel presentó su flamante sistema de defensa naval, el C-Dome, equiparable a la Cúpula de Hierro, y logró desactivar con éxito una amenaza enemiga.

En las últimas horas, en la zona de Eilat, se dispararon las alarmas ante la presencia de un objetivo «sospechoso» en su espacio aéreo. Inmediatamente, los oficiales de las Fuerzas de Defensa de Israel destacados en esta ciudad del sur activaron el sistema C-Dome, la versión naval de la célebre Cúpula de Hierro, utilizada para repeler ataques con misiles.

Poco después, se informó que el objetivo fue «interceptado con éxito», sin que se registraran heridos ni daños.

El Ejército confirmó que fue el primer uso operativo del sistema naval, con una corbeta logrando interceptar con éxito un vehículo aéreo no tripulado desde el este, sobre el Golfo de Eilat.

El sistema C-Dome opera desde corbetas de la clase Sa’ar 6, buques de guerra fabricados en Alemania, y emplea el mismo interceptor que la Cúpula de Hierro. Aunque ambos son altamente efectivos en neutralizar cohetes enemigos, su desventaja radica en su costo, con cada lanzamiento que asciende aproximadamente a 50.000 dólares.

Eilat ha sido recientemente blanco de ataques por parte de los rebeldes hutíes de Yemen, que han extendido sus operaciones en el Mar Rojo hasta el Estado judío. Como respuesta, las FDI han aumentado su presencia en la región, en colaboración con aliados occidentales, para contrarrestar estas acciones.

Ayer, la misión naval de la Unión Europea en la región, conocida como «Aspides», neutralizó 11 ataques rebeldes desde su despliegue el 19 de febrero y haber escoltado de manera segura a 70 buques mercantes hacia aguas protegidas, mostrando una respuesta rápida ante la crisis.

«Las cifras resaltan la importancia de esta misión y el nivel de respuesta a los ataques enfrentados. No estamos jugando; estamos respondiendo a ataques reales», declaró Josep Borrell, Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, expresando su preocupación por una disminución del 50% en el tráfico comercial a través de estas aguas desde finales del año pasado.

Borrell condenó a los terroristas respaldados por Irán por sus ataques «indiscriminados» que ponen en peligro el comercio global y aumentan los tiempos de tránsito desde Asia hasta Europa en 10 a 14 días.

«Hoy, solo la mitad de los 70 buques de carga que pasaban diariamente por el Mar Rojo siguen utilizando el Canal de Suez», señaló.

Ante esto, el comandante operativo de la misión, Vasileos Gruparis, instó a aumentar los esfuerzos para mejorar el plan operativo y disuadir aún más estas «acciones desafortunadas».

«He contactado con los Estados miembros para obtener las mejores soluciones logísticas y médicas. Somos conscientes de la naturaleza de alto riesgo, pero necesitamos fortalecer nuestra capacidad»,