Robo Kilométrico e histórico de cable eléctrico deja Sin energía a Laja, San Rosendo y Santa Juana

7,5 kilómetros de cable de cobre para transmisión eléctrica de alta tensión fue sustraído durante el fin de semana.

Un hecho sin precedentes en la región del Biobío tiene a miles de personas sin electricidad y a los estudiantes de dos comunas sin clases. Se trata del robo de 7mil 500 metros de cable, el mayor hurto de este tipo del que se tenga registro en el último tiempo.

El robo, que afectó a los sectores de Álamo Blanco (Cabrero) y Las Palmas (Laja), provocó la interrupción del servicio eléctrico en las comunas de Laja, San Rosendo y Santa Juana.

El impacto del delito va más allá de la falta de luz. La sustracción de los cables, que se estima ocurrió durante la madrugada de este domingo, también provocó el colapso de siete estructuras y daños en ferretería en otras tres.

Las autoridades estiman que la energía podría volver recién durante la tarde de este lunes.

En Laja, la suspensión del servicio eléctrico obligó a la Dirección Comunal de Educación a suspender las clases en todos los establecimientos municipales este lunes 8 de abril. La medida afecta a jardines infantiles, salas cuna, escuelas básicas urbanas y rurales, y al Liceo Héroes de la Concepción.

El gerente de la zona sur de Transelec, Christian Weishaupt, lamentó las molestias que este hecho delictual está causando a las familias de la región.

Este robo sin precedentes ha generado conmoción en la comunidad y ha puesto en relieve la necesidad de reforzar las medidas de seguridad para evitar este tipo de delitos.