Escándalo en semifinal de Copa América: Colombia finalista tras vencer a Uruguay. Gresca en la graderías

La violencia arruinó el triunfo de Colombia sobre Uruguay en una semifinal electrizante pero con término vergonzoso. El encuentro, disputado en el Bank of America Stadium de Charlotte, se vio enturbiado por una brutal pelea entre jugadores de ambos equipos e hinchas colombianos en las gradas.

Las chispas comenzaron a volar sobre el final del primer tiempo cuando Daniel Muñoz, jugador colombiano, vio la tarjeta roja por un codazo a Manuel Ugarte. Minutos antes, Jefferson Lerma había abierto el marcador para Colombia con un certero cabezazo.

El segundo tiempo fue un hervidero de emociones. Uruguay, con Luis Suárez a la cabeza, buscó insistentemente el empate, pero la falta de definición y la férrea defensa colombiana lo impidieron.

El pitazo final desató la furia de los jugadores uruguayos, quienes se dirigieron hacia las gradas donde se encontraban los hinchas colombianos. Darwin Núñez, que estaba en la cancha, subió a la tribuna e intercambió puñetazos con los fanáticos de Colombia. Ronald Araújo, José María Giménez y Manuel Ugarte también entraron a los golpes con los aficionados de la amarilla. Lamentable y triste espectáculo. Colombia aguantó durante más de un tiempo con un hombre menos. Sobre el final del primer tiempo hubo un punto de inflexión: Daniel Muñoz, uno de los más peligrosos en el ataque colombiano, se fue expulsado por un torpe codazo sobre Manuel Ugarte. No obstante la desventaja, Colombia, en pelota detenida encontró la ventaja que necesitaba gracias a un cabezazo de Jefferson Lerma (39’), tras centro de James. Los colombianos se sostuvieron del solitario gol de Lerma para mantener la supremacía mínima frente a Uruguay

Colombia, pese a jugar con un hombre menos durante gran parte del partido, logró mantener la ventaja y asegurar su pase a la final de la Copa América. El equipo cafetalero se enfrentará a Argentina este domingo, 20 horas de Chile, en el Hard Rock Stadium de Miami, buscando su segundo título continental.

Un lamentable espectáculo que empaña el fútbol y deja un sabor amargo en esta Copa América. La violencia no tiene lugar en el deporte y las autoridades deberán tomar medidas ejemplares para evitar que este tipo de episodios se repitan.

Más allá del escándalo, el partido fue uno de los mejores del torneo hasta ahora. Colombia demostró su garra y aguante, mientras que Uruguay se despide del certamen con la figura de la gresca esculpida en las imágenes de televisión recepcionada en millones de hogares de América y del mundo.

La final promete ser un duelo vibrante entre dos equipos con hambre de gloria. Argentina, con Messi a la cabeza, buscará defender su corona, mientras que Colombia sueña con levantar el trofeo por segunda vez en su historia