Índice de Precios al Consumidor (IPC) en Chile: Proyecciones para 2024

Women calculate food money with pen, paper, and calculator at home. Budget of disadvantaged and low-income families.high daily expenses. Debt, inflation and economic crisis Concept.

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) en Chile es una herramienta esencial para medir la inflación y analizar el comportamiento de los precios en el país. Este indicador refleja la variación de los precios de una canasta de bienes y servicios representativa del consumo de los hogares chilenos. En los últimos años, el IPC ha sido un tema de gran interés tanto para economistas como para la ciudadanía en general debido a su impacto directo en el poder adquisitivo y la economía nacional.

A lo largo del 2023, Chile ha experimentado una inflación moderada, influenciada por diversos factores internos y externos. Entre estos se incluyen las fluctuaciones en los precios internacionales de materias primas, las políticas monetarias adoptadas por el Banco Central de Chile, y las dinámicas de oferta y demanda dentro del país. Según los datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), el IPC ha mostrado una tendencia a la estabilidad con incrementos controlados, reflejando los esfuerzos por mantener una economía equilibrada. Para el año 2024, las proyecciones del IPC en Chile presentan un panorama cautelosamente optimista. Diversas entidades económicas y financieras, como el Banco Central de Chile y organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI), han realizado estimaciones basadas en análisis de las condiciones actuales y futuras del mercado. El Banco Central de Chile ha indicado que mantendrá una política monetaria prudente, ajustando las tasas de interés de acuerdo con la evolución de la inflación y otros indicadores macroeconómicos.

Se espera que estas medidas contribuyan a mantener la inflación dentro del rango meta del 3% ± 1 punto porcentual. La evolución de los precios del petróleo, alimentos y otros bienes importados jugará un papel crucial en la determinación del IPC. Una estabilización en los precios internacionales podría ayudar a controlar la inflación interna. La recuperación económica post-pandemia ha generado un aumento en la demanda de bienes y servicios. No obstante, se espera que esta demanda se estabilice en 2024, lo que contribuirá a una menor presión inflacionaria. Las políticas fiscales del gobierno también influirán en las proyecciones del IPC. Un enfoque en la consolidación fiscal y el control del gasto público podría ayudar a mitigar las presiones inflacionarias.

Se proyecta que la inflación anual se mantenga en torno al 3%, alineada con el objetivo del Banco Central. Además, se espera que el crecimiento económico, medido a través del Producto Interno Bruto (PIB), sea moderado, lo que apoyará una inflación controlada. Las tasas de interés podrían experimentar ajustes menores, pero se mantendrán en niveles que no generen presiones inflacionarias significativas. Las proyecciones del IPC en Chile para 2024 reflejan un enfoque optimista pero cauteloso. Mantener la inflación dentro del rango meta será un desafío que dependerá de la interacción de diversos factores económicos tanto internos como externos. La política monetaria del Banco Central de Chile y las condiciones del mercado internacional serán determinantes clave en la evolución del IPC. En un escenario ideal, se espera que la inflación se mantenga controlada, asegurando la estabilidad económica y el poder adquisitivo de los chilenos.

* Manuel Cea Acevedo, director de la carrera de Ingeniería en Administración de Empresas de la Universidad Andrés Bello, Sede Viña del Mar.