Voces de Radio: Locutores del último medio siglo de Concepción y la provincia 


Artículo de Remijio Chamorro Rodríguez
Periodista

El encuentro que ilustra la imagen –y que finalmente inspira estas líneas–, estuvo motivado por una pequeña celebración que reunió, un día de fines de los ’60,  a algunas voces destacadas de la radiotelefonía de Concepción-ciudad y de la provincia. Eran tiempos en que en el mundo penquista se contaban alrededor de diez conocidísimas emisoras, incluyendo las de Talcahuano, Lota y Tomé. Esta sencilla reunión tuvo lugar en una de las dependencias de la antigua Radio Cooperativa, en uno de los pisos altos de la Galería Universitaria. La estación, como muchas de sus similares, contaba con un pequeño Auditorio para la presentación de una diversidad de artistas, programas con público, campañas, etc. Por allí pasó, por ejemplo, en 1968, un  ya consagrado Luis Dimas y sus Twisters. 

En este registro fotográfico aparecen, de izquierda a derecha, Lucy Neira, Roberto Romero y Humberto Yévenes, en compañía del periodista René Sepúlveda (de anteojos), que trabajó en Diario El Sur y fuera presidente del Colegio de Periodistas (en la época del régimen militar, hasta 1982). Romero, Neira y Yévenes pasaron por emisoras muy reconocibles  en sus tiempos. Algunas eran Araucanía, El Sur, Simón Bolívar, Cóndor (luego Cooperativa), Interamericana, Universidad de Concepción, El Carbón, de Lota  (estas tres últimas justamente nacidas apegadas a 1960), Almirante Latorre de Talcahuano y Tomé, de Tomé. Radio Bío Bío debutó en 1966, evidenciando desde entonces su vocación informativa, con noticieros para “la Cadena Tricolor de Emisoras”: Bío Bío, El Carbón y la desaparecida RadioTalcahuano, de Talcahuano. 

Roberto, Olimpia y Humberto

Roberto Romero, como sus colegas, era un culto locutor radial con facetas de animador, discjockey,  relator deportivo, como que narró por un tiempo el fútbol profesional en la antigua Radio Minería de Santiago y, por otro lado,  fue redactor de crónicas musicales en el antiguo Diario Crónica, en los años ’70 y 80. Curiosamente, en este tabloide vespertino (1948-1983 y 1995-2009) también colaboraron otros dos hombres de radio: Enrique Arjona Martínez (“La noche es joven”), que  hacía los puzzles, y Mario Chandía (“Discoéxitos Nobis”), encargado de la Hípica. Humberto Yévenes, iniciado en Araucanía en los años ’50, en tiempo similar al que lo hacía el recordado radiodifusor Nibaldo Mosciatti Moena, como numerosos de sus colegas pasó por varias emisoras de la época, como Araucanía, El Carbón, El Sur, Cóndor, Cooperativa, Universidad de Concepción, Caracol y por algún tiempo en Bío Bío, para seguir luego en emisoras de Los Ángeles, Angol, Temuco, Neuquén (Argentina), y luego nuevamente en Temuco. 

Y Lucy Neira. Una maestra carismática, que hizo extenso recorrido radial con su preciosa voz y su siempre culta y amable personalidad, compartiendo además de la radio su talento en el teatro. Estuvo en varias estaciones y, asimismo, fue seremi de las Culturas y Las Artes y encargada de Talleres de Teatro en la Municipalidad de Concepción. Mención aparte merece su aporte en la campaña regional del NO en 1988, cuando el pueblo chileno dijo no a la prolongación de la dictadura militar y a quien la lideraba. Ella fue la voz oficial de la campaña. Ese 1988, asimismo, era conductora de programas en Radio Regional (ex Reloj), que ese año lideró a través de sus ondas en la ciudad de Concepción el trabajo de abogar por una vuelta a la democracia. El periodista René Sepúlveda Valenzuela –hombre católico—, fue muy vinculado en general, aparte de su rol en El Sur, al mundo de las comunicaciones, incursionando también más de alguna vez como comentarista radial.

Nombres para recordar

Los nombres de Lucy Neira, Humberto Yévenes y Roberto Romero, por supuesto, no son los únicos entre los destacados de la antigua locución penquista. Están las magníficas voces o el ingenio comunicacional de Carlos Muñoz, Francisco Miguieles, Anatole Figueras y del maestro nacional e internacional  Petronio Romo.  También Concepción registra los inicios de otros dos grandes del micrófono: Raúl Matas y Pablito Aguilera.  En la ciudad y la zona hubo en la época sesentera-setentera, entre muchos nombres, voces como las de Jorge Manzano, Mario Ojeda (“Calzados La Imperial”), Mario Jara (en 1958, en Radio El Sur, leía al aire el obituario de la ciudad: “En Concepción han fallecido las siguientes personas…”, y así), Manuel Fonseca, Mario Vilches, Gilberto Bustos, Héctor Alarcón, Guillermo Herrera, Raúl Sandoval, Fernando Contreras. 

Asimismo, Octavio Sufán, Francisco Martínez, Jorge Loyola, Miguel Ibáñez (“Radio Universidad de Concepción, Concepción, Chile”), Olimpia Riveros, Delia Vergara, Magaly Almendras, Sergio Plaza, Hugo Guzmán, Arturo Pérez, Javier Navarrete, Guido Navarrete, Guillermo Poveda, Marcial Henríquez, Federico Ramírez, Mario Silva, Alfonso Montoya, Juan Omar González, Humberto Bustos (todos de El Carbón), Haroldo Crisosto, Benito Rocha (“Calzados ¡Diiii-Vi-te-llo!!”), Juan Antonio Rojas Emilio Cisternas (“¡Arauco, provincia de Esperanzas!”), Juan Fuentes, Roberto Hernández, Juan Vivallos, Ricardo Vásquez (también relator hípico: “Están todos en el partidor, van a partir, ¡parrrrtieron!, ‘Halicarnaso’ a la delantera…”), Ismael Muñoz, Richard Henríquez(*), Andy Henríquez, Juan Cerda (en 1964, en la Plaza Arturo Prat de Lota, promovía, por encargo de Coca-Cola, la entretención del momento: el “YO-YO”, suerte de moda juvenil por un tiempo). 

Desde Santiago vinieron en los primeros tiempos de El Carbón, Julián Aldea y Juan Carlos Coronado. También, desde la capital, el actor Andrés Rojas Murphy hacía para la Bolívar el programa “Carmencita llama a Concepción”. (“Carmencita”, botonería penquista).

Federico Ramírez

Mención especial para Federico Ramírez. Este empático lotino egresado de Leyes, fue cuando joven Delegado de Gobierno de la comuna de Lota durante el mandato de Eduardo Frei Montalva. Más tarde prefirió las Comunicaciones a los códigos y a la política, destacando en radio y en el área cultural como colaborador de la Municipalidad de Concepción. Fue reconocido por su labor, de tal modo que el principal Salón Cultural de la Corporación lleva su nombre. En algún momento prestaba dos o más servicios radiales o comunicacionales. Bromeaba: “Sólo el ´pituto’ es fecundo…”.  

Impulsores

En un plano desde luego muy meritorio, se debe recordar a hombres que impulsaron decididamente la creación de emisoras y su desarrollo. Entre ellos Antonio Jaén, Nibaldo Mosciatti, Alejandro Deij, Rafael Arjona (Araucanía, luego Inés de Suárez y/o Doña Inés, padre de Fernando, Enrique y Rafael); Manuel Fonseca e igualmente Ramón Guerrero, este último personero bancario penquista que impulsó radio Talcahuano, de Talcahuano. También fue gestor principal para la construcción del Estadio Regional de Fútbol y de la creación en 1948 del ex Campeonato Regional de este deporte. Resulta procedente recordar que la Talcahuano mantuvo en su momento una línea editorial e informativa –con hombres como el periodista y escritor Antonio Álvarez, más la colaboración de José Miguel Concha–, de independencia editorial y de denuncia de los excesos ocurridos durante la  dictadura militar.  En la misma emisora, en los tiempos más duros de la dictadura, hicieron un valiente programa de denuncia de violaciones a los derechos humanos el sacerdote y periodista Enrique Moreno Laval, y el periodista Quintín Oyarzo. También es justo brindar reconocimiento a las autoridades académicas que crearon las emisoras de la Universidad de Concepción y de la Universidad del Bío Bío.

El Planeta Fútbol

Activaron y avivaron el mundo radial –a través de las transmisiones de fútbol– relatores como Tito Pincheira, Maximiliano Wenger, Mario Vergara, Tito Zavala, Germán Santana, Oscar Roberto Aguín, Roberto Andana y  Néstor Pino. Y comentaristas como los hermanos Hernán y Enrique Osses Santa María, Carlitos Alarcón, Guillermo Labra, Carlos Vergara, Carlos Oliva, Crhistian Paulsen, Héctor Alarcón, Mario Landa, Mario Pantoja, Hugo Pérez, Miguel Ángel Vigueras, Hugo Grignafini y Jorge Bravo. También, por qué no mencionar a personas que por muchos años han activado por su arte programas de transmisión del fútbol y de comentarios como Jorge ‘Coke´ Paredes.  Igualmente, el recuerdo para un informador desde los estudios de radio,  y estadístico de las transmisiones, Carlos Tapia, CATACO… La radio, toda una inmensa dimensión humana de las Comunicaciones. Con una infinidad de amigables y recordados protagonistas, como Lucy, Humberto y Roberto… Como muchos.   
 
(*) Nuestro reconocimiento al hombre de radio y TV penquista, Richard Henríquez, que nos recordó a una decena de antiguos y destacados locutores penquistas.