La urgencia de abordar el alza de crímenes violentos en Chile

La trágica emboscada en que perdieron la vida tres carabineros al sur de Cañete, es un reflejo alarmante de un problema mucho más grande que afecta a nuestro país: el aumento significativo de los crímenes violentos y la sensación palpable de inseguridad que permea nuestras comunidades. Este incidente no es un caso aislado, sino un ejemplo devastador de las tendencias de violencia que están erosionando los cimientos de nuestra sociedad.

Día tras día, las noticias nos informan de actos de violencia que, lamentablemente, ya no nos sorprenden. Robos, asaltos, y ahora asesinatos en emboscadas a aquellos que juraron protegernos, se están convirtiendo en la norma, no la excepción. ¿Qué mensaje estamos enviando como sociedad que incluso los miembros de nuestras fuerzas de orden público son víctimas de esta escalada de violencia?

El gobierno debe reconocer que esta no es simplemente una serie de incidentes aislados, sino un claro indicativo de una crisis de seguridad que requiere una respuesta inmediata y resuelta. No es suficiente condenar estos actos tras su ocurrencia; es imperativo actuar de manera proactiva para prevenirlos. Esto implica no solo reforzar nuestras políticas de seguridad, sino también abordar las causas profundas de la violencia: desigualdad, desempleo, educación deficiente, y falta de oportunidades.

Asimismo, es fundamental mejorar la inteligencia y las capacidades de nuestras fuerzas policiales para anticiparse y responder más efectivamente a estas amenazas. Además, es crucial fomentar una mayor colaboración entre la policía y las comunidades que sirven, construyendo relaciones de confianza y cooperación que puedan ayudar en la prevención del crimen.

Este último acto de violencia debe ser un llamado a la acción. No podemos permitirnos ser meros espectadores mientras la seguridad de nuestra nación se deteriora. El gobierno tiene la responsabilidad no solo de proteger a sus ciudadanos, sino también de restaurar un sentido de seguridad que permita a cada chileno vivir sin miedo.

* Cristóbal Cifuentes Rivera, académico de Administración Pública  de la Universidad San Sebastián