60 Millones de Estadounidenses en Peligro de Perder Internet: El Fin del Programa de Conectividad Asequible provoca total Incertidumbre

Más de la mitad de los beneficiarios del ACP podrían verse afectados por la falta de fondos para el programa crucial.

La reciente expiración del Programa de Conectividad Asequible (ACP) el 30 de abril ha generado una ola de preocupación sobre el acceso a internet para millones de estadounidenses. Este programa, establecido en 2021 con un fondo inicial de $14.2 mil millones, brindaba créditos mensuales de hasta $30 a hogares de bajos ingresos y hasta $75 a residentes en zonas rurales, facilitando así la conexión a internet de alta velocidad.

Un golpe a la conectividad y a la economía familiar:

Lamentablemente, la falta de financiamiento continuo por parte del Congreso ha dado lugar a la terminación del ACP, a pesar de los insistentes llamados de la administración Biden y defensores para su renovación. Con más de 23 millones de hogares beneficiarios desde su inicio, el fin de este programa no solo aumentará significativamente los costos del servicio de internet, sino que también obligará a muchos a tomar decisiones difíciles entre la conexión a internet y otras necesidades básicas.

«Tendré que prescindir del Wi-Fi o buscar otras formas de pagar por internet», dijo a CNN Walter Durham, un veterinario residente en San Diego, quien utilizaba los ahorros del ACP para mantener una dieta saludable.

Historias como la de Durham no son únicas. Casos como el de Cindy Westman en Illinois, quien depende del internet para gestionar el cuidado médico de su hija con parálisis cerebral y autismo, o el de Cynthia George, una jubilada de 71 años en Florida que teme tener que elegir entre comprar alimentos o pagar por el servicio de internet, ejemplifican la difícil situación que enfrentan millones de estadounidenses.

Un futuro incierto y la brecha digital en aumento:

La finalización del ACP deja en el aire interrogantes sobre el futuro de la brecha digital en Estados Unidos y las alternativas disponibles para aquellos afectados. Si bien existen programas como Lifeline de la Universal Service Administrative Company que ofrecen ciertos subsidios, estos son significativamente menores en comparación con los beneficios del ACP.

Las declaraciones del secretario de prensa de la Casa Blanca y varios legisladores reflejan la frustración y el desacuerdo político en torno a la extensión del programa, lo que subraya la importancia del ACP para mantener conectados a los sectores más vulnerables de la sociedad estadounidense.

Un llamado a la acción:

El acceso a internet es fundamental para la educación, la atención médica y la participación social digital. Su pérdida no solo afecta a individuos, sino también a comunidades enteras en todo el país. La desaparición del ACP no solo obstaculiza el acceso a servicios esenciales como la telemedicina y la educación en línea, sino que también podría tener consecuencias económicas a largo plazo, limitando la capacidad de millones para contribuir y participar plenamente en una economía cada vez más digitalizada.

Es hora de reflexionar sobre las prioridades políticas y la necesidad de encontrar soluciones sostenibles para garantizar la equidad en el acceso a internet en Estados Unidos. La pérdida del ACP es un recordatorio urgente de que la conectividad no es un privilegio, sino un derecho fundamental en el mundo actual. Debemos trabajar juntos para garantizar que todos los estadounidenses tengan la oportunidad de participar plenamente en la sociedad digital y alcanzar su máximo potencial.