Antes del 5 de octubre estaría de vuelta en su lugar la estatua del fundador de la ciudad de Concepción, Pedro de Valdivia

La histórica figura del fundador de la ciudad de Concepción -capital de la Región del Biobío-, Pedro de Valdivia, estaría de regreso en la Plaza de la Independencia antes del sábado 5 de octubre próximo, fecha conmemorativa de la fundación de la metrópoli penquista. Así lo informó el director de Cultura del municipio local, Mauricio Castro Rivas, quien señaló que se harán todos los esfuerzos posibles para que la escultura esté de retorno en el mismo sector del principal paseo público de la urbe ese día. Cabe recordar que durante el llamado estallido social la obra fue vandalizada por delincuentes.

“Desde la Municipalidad, con la coordinación de la Dirección de Cultura, estamos trabajando para reinstalar el monumento aquí en la Plaza de la Independencia de Concepción», explicó Castro, quien subrayó que el monumento de “Pedro de Valdivia fue vandalizado, lo que dañó fuertemente la pieza. Sin embargo, el evento amerita dejar algunas huellas. Entonces, por ejemplo, en la zona de la frente, del pelo, de la mano, donde la pieza fue arrastrada a 200 metros, esas huellas van a quedar. Es una situación bien interesante porque, si bien hay que procurar que algunos elementos de la conservación y restauración permanezcan para que la pieza siga contando su propia historia, de todas maneras hay que intervenir en otras zonas con una reparación”.

“Hoy día estamos haciendo una visita amplia, junto con una profesional de conservación y un profesional de la ingeniería civil estructural, más el apoyo de un conocido que es experto en abrasivos de metales, para poder ver las mejores formas de acción en la recuperación y reparación de Pedro de Valdivia“, agregó Castro. La estatua se encontraba a un costado de la parroquia El Sagrario, dentro del terreno del Cementerio General de Concepción, tras ser recuperado por la Corporación Semco, luego de sufrir grandes daños durante el denominado estallido social de 2019, en que hordas de violentistas destruyeron bienes públicos del centro de la ciudad, pintarrajearon muros, saquearon e incendiaron supermercados, semáforos, iglesias, oficinas, bancos de la plaza, y utilizaron artefactos explosivos para enfrentarse a las fuerzas del orden.