Antuco: Con Inspección de SAG Biobío, 26 mil animales regresan desde las veranadas

Con la supervisión del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), alrededor de 26 mil animales comienzan su descenso desde las veranadas de la cordillera de Los Andes en la región del Biobío, dando fin a una temporada crucial para la ganadería local y marcando el regreso a sus hogares tras casi seis meses de pastoreo en las alturas.

Un retorno seguro y responsable:

El SAG, como entidad responsable de la sanidad animal, ha autorizado el uso de 38 campos de pastoreo en la región, velando por el bienestar y la salud de los animales durante su estadía en las veranadas. Al momento del descenso, se realiza una inspección exhaustiva para verificar su estado sanitario y descartar la presencia de enfermedades exóticas.

Roberto Ferrada, director regional del SAG Biobío, destaca la importancia de este proceso: «Es fundamental el trabajo que realizamos como Servicio. Hoy estamos verificando las condiciones de bajada de estos animales, que subieron en noviembre del año pasado. El SAG realiza una vigilancia clínica y un muestreo para garantizar que la masa ganadera esté libre de enfermedades que podrían afectar al territorio nacional».

Una tradición ancestral:

El uso de veranadas es una práctica que se ha transmitido de generación en generación en la región. Los ganaderos aprovechan los recursos naturales de la cordillera para nutrir a sus animales durante la temporada estival, encontrando pastos frescos y agua abundante.

Medidas sanitarias para un retorno seguro:

El SAG implementa un plan integral de vigilancia sanitaria en las veranadas, que incluye control poblacional, educación sanitaria y muestreos serológicos. Esta labor, a cargo de médicos veterinarios y técnicos del Servicio, busca prevenir la introducción de enfermedades y proteger la salud animal.

Jorge Hermosilla, ganadero de la veranada Campamento, comenta: «Estamos listos para bajar con nuestros animales a nuestros campos en Quilaco. En verano los traemos acá porque encuentran comida y agua, por eso aprovechamos toda la temporada. El trabajo del SAG nos da tranquilidad, ya que controlan la salud de los animales y evitan problemas como el abigeato».

Facilitando el proceso de bajada:

Para agilizar el descenso de los animales, el SAG ha dispuesto de un punto de atención en la comuna de Antuco. Allí, los ganaderos pueden realizar los trámites necesarios para la bajada, incluyendo la obtención del Formulario de Movimiento (FMA), el Registro de Dispositivos de Identificación Individual Oficial (DIIO) y la notificación de cualquier evento sanitario.

El regreso de los animales desde las veranadas marca el final de una etapa importante para la ganadería del Biobío. Gracias al trabajo conjunto del SAG y los ganaderos, se asegura la salud animal, se preserva una tradición ancestral y se contribuye a la seguridad alimentaria de la región.