Aviso de los gendarmes: Criminalidad en las cárceles del país ha crecido peligrosamente. Unas 600 bandas se mantienen activas

Funcionarios de Gendarmería advierten que debido al alto hacinamiento al interior de las cárceles del país, el sistema está al borde de una crisis de mayor gravedad. Aseguran que la criminalidad al interior de los penales en el país “ha crecido enormemente”. Según las cifras que han proporcionado, en los penales Santiago y Santiago 1 hay cerca de 6.000 y 5.000 reos, mientras que el personal no supera en estos momentos los 400 funcionarios por cada unidad carcelaria.

De acuerdo con los antecedentes entregados por la institución, si el país contaba con 38.297 sujetos encarcelados en los dos años anteriores, en marzo de 2024 la cifra aumentó a 54.544 internos. Asimismo, el director subrogante de Gendarmería, Víctor Provoste, reveló en enero de este año que existen cerca de 1.600 bandas criminales dentro de las cárceles, y de éstas al menos 600 estarían activas cometiendo delitos. Además, la tasa de ocupación penitenciaria en el país alcanzó un 129%, en tanto que 16 cárceles superan el 200% de su capacidad, lo que avizora un 2024 bastante complejo.

Hoy los reclusos son más agresivos

Las autoridades de Gendarmería han avisado que con el aumento de las bandas de crimen organizado aumenta el riesgo de malas prácticas dentro de los penales. Según datos revelados por el medio Ex-Ante, a mediados de marzo de 2023  se  marcó el récord de 56 funcionarios de Gendarmería expulsados por delitos de corrupción, debido a ingreso y tráfico de drogas a las cárceles y cohecho. En entrevista publicada por La Tercera, el dirigente de la Asociación Nacional de Funcionarios Penitenciarios (ANFUP), Rodrigo Muñoz, sostuvo que “hoy tenemos reclusos más agresivos, porque el delito también se ha importado. Internos extranjeros han traído delitos que se están aplicando desde las cárceles”.

El patio trasero del Estado

“Actualmente las cárceles están siendo domicilios para la extorsión y la tortura entre reos. La Gendarmería sigue siendo el patio trasero del Estado. No se invierte realmente como debiera invertirse. En 2023 nos enfrentamos a una crisis que no tenía ningún registro en Chile”, sentenció Rodrigo Muñoz sobre «el panorama carcelario”. Respecto a la sobrepoblación en las cárceles, el dirigente sostuvo que “en la Región Metropolitana tenemos la Penitenciaría de Santiago y Santiago 1 con casi 6.000 y 5.000 reos respectivamente, mientras que el personal no supera los 300 ó 400 funcionarios por cárcel”. A su vez,  aseguró que trabajan en “paupérrimas condiciones”, con botas y chalecos anti puñales lejos del límite de su vida útil e infraestructura deteriorada. “Tenemos carros donde se trasladan 15 internos sin aire acondicionado. Estamos ad portas de una crisis mayor ¿Qué vamos a esperar? ¿Que un reo se nos muera por asfixia al interior de un carro?”, sentenció.

Benito Saravia, también dirigente de ANFUP, comentó acerca del arribo de delincuentes extranjeros y aseguró que “ha complejizado el escenario carcelario actual”.  “Cuando estos reos cometen delitos en Chile, ingresan a nuestro sistema sin el historial de su país de origen; tenemos que albergarlos en módulos de bajo compromiso delictual y se cruzan con los internos chilenos, que sí son primerizos”, manifestó.

Aumento de problemas de salud mental 

En enero de este año, el ministro de Justicia Luis Cordero admitió que “hay un abuso de la prisión preventiva”, a propósito de la discusión por la saturación de las cárceles. Las cifras hablan por sí solas: entre 2010 y 2023, el porcentaje de población penal sin condena pasó de un 24% a un 37% del total de privados de libertad, es decir, de 11.604 a 19.665 imputados recluidos. Se hace evidente que todo este panorama ha hecho aumentar los problemas de salud mental en los funcionarios. Según un informe realizado en 2023 por el Centro de Estudios Justicia y Sociedad de la Pontificia Universidad Católica, el 47,5% del personal masculino declaró que alguna vez durante el último año necesitó atención en salud mental, pero sólo uno de cada tres la recibió. Mientras que el personal femenino, el 52,5% declaró haber necesitado acceso a tratamiento y más de la mitad efectivamente fue atendida.

Servicio público con más suicidios en el país

Al respecto, el académico del centro y realizador del estudio, Pablo Carvacho, señaló que “las pocas posibilidades de atención, no sólo por falta de oferta institucional sino también por una cultura que sanciona e inhibe la búsqueda de ayuda para estas dificultades”, es uno de los puntos más críticos en Gendarmería. Respecto a este último, el estudio de Justicia y Sociedad UC reveló que más del 70% de los funcionarios proviene de comunas rurales del sur de Chile, y 67% señaló que estar lejos de su familia afecta su vida personal. En esta misma línea, el dirigente de la Asociación de Gendarmes Chile (AGECh), Pablo Jaque, sostuvo que “uno de los principales factores es que los funcionarios ingresan con una expectativa de su vida laboral y al poco tiempo se dan cuenta que el trabajo en Gendarmería es bastante arriesgado, requiere de muchas horas de trabajo y un desarraigo familiar. Somos el servicio público con más suicidios en Chile”.