¡Basta ya! Niños del Biobío sin colegio: una crisis que exige soluciones urgentes

La diputada Marlene Pérez, fiel defensora de la educación en el Biobío, alza su voz en nombre de cientos de niños que aún no tienen un cupo escolar, enfrentando una incertidumbre inaceptable sobre su futuro educativo.

“Las llamadas de padres desesperados porque sus hijos no tienen dónde estudiar no se detienen”, denuncia Pérez con profunda preocupación. Casos de niños con un rendimiento académico excepcional que se ven obligados a vagar por un sistema educativo que les cierra las puertas.

Un llamado al cambio: ¡Fin a la «tómbola» y empatía con las familias!

Con firmeza y convicción, la diputada exige al Gobierno poner fin al sistema de “tómbola” para la admisión escolar. “Es imperativo que este método fracassado sea reemplazado por un sistema justo y equitativo”, declara Pérez.

Un llamado a la empatía

Su voz se eleva para exigir al Ministerio de Educación empatía con las familias que no pueden costear la educación privada. “No podemos permitir que la falta de recursos condene a los niños a un futuro incierto”, afirma con vehemencia.

Igualdad de oportunidades: una utopía inalcanzable

“Hablamos de igualdad de oportunidades, pero la realidad es que solo quienes tienen recursos pueden elegir dónde estudiar,” denuncia Pérez. Un sistema que separa hermanos y condena a miles de niños a la incertidumbre.

Un año escolar sin soluciones: una vergüenza nacional

La angustia de la diputada se intensifica al contemplar el inicio del año escolar sin soluciones para estas familias. “Me duele ver que hay niños y familias que han tocado puertas sin ser escuchados, viviendo en una agonizante incertidumbre”, expresa con profunda tristeza.

¡Es hora de actuar!

La diputada Pérez no se rinde. Su lucha por una educación digna para todos los niños del Biobío continúa. Se une a su llamado a exigir soluciones urgentes al Gobierno:

  • Fin al sistema de «tómbola» y un sistema de admisión justo.
  • Empatía con las familias que no pueden costear la educación privada.
  • Garantizar un cupo escolar para todos los niños del Biobío.

¡Un futuro educativo digno para todos los niños, sin distinciones ni exclusiones, es un derecho inalienable!

Enfatizando algunos puntos:

  • Cientos de niños del Biobío aún no tienen cupo escolar.
  • Sistema de «tómbola» calificado como un fracaso.
  • Exigencia de empatía con las familias sin recursos.
  • Demanda por un sistema educativo justo e igualitario.
  • Preocupación por el inicio del año escolar sin soluciones.