Fue aprobado proyecto que amplía el derecho a porte de armas por parte de aspirantes a oficiales de Carabineros y PDI

Imagen referencial

A Sala fue enviado en la Cámara de Diputados, el proyecto que modifica la ley 17.798  sobre control de armas, para autorizar el porte de armas a los aspirantes a oficiales de las policías, desde el primer año de formación y durante la realización de la práctica policial.

La comisión aprobó el texto, pero con las indicaciones presentadas por el Gobierno, donde se precisan los conceptos respecto de los aspirantes de Carabineros y los requisitos para la autorización. La actual norma de control de armas dispone que no requerirán autorización los aspirantes a oficiales de Carabineros y de la PDI, que cursen tercer año en las escuelas respectivas, durante la realización de las respectivas prácticas policiales. El texto en trámite, de autoría del diputado José Miguel Castro, proponía extender esta autorización desde el primer año de formación.

Sin embargo, el texto aprobado añade que podrán portar armas los carabineros alumnos desde el segundo año de formación, mientras realicen su práctica. Y, en cuanto a los aspirantes a oficiales de tercer y cuarto año de Carabineros, mientras realicen sus prácticas. Estas prácticas profesionales tendrán como única finalidad contribuir a las labores de prevención y mantención del orden público. Junto con ello se incorpora como requisito obligatorio -tanto para los aspirantes a oficiales de Carabineros y la PDI, como para los carabineros alumnos-, haber aprobado los cursos de tiro de los semestres anteriores al que se encuentren cursando. Adicionalmente, todos tendrán la calidad de funcionarios en las actuaciones que realicen durante la realización de los períodos de práctica.

Disponibilidad de funcionarios

En la sesión, el subsecretario del Interior, Manuel Monsalve, valoró la moción porque busca responder a la necesidad de tener más recurso humano disponible para la seguridad de las personas de nuestro país. Entre los fundamentos del proyecto se explica que hoy existe una descoordinación en el proceso formativo de las escuelas institucionales. Así, en el caso de Carabineros, y ante la necesidad de contar con más personal, se han reducido las actividades en aula y adelantado aquellas en terreno.

Esto justifica que los alumnos puedan portar armas desde los primeros años de formación. De esta manera se permitirá que exista un mayor número de funcionarios policiales en plenitud de medios y atribuciones”, para contribuir a la seguridad y el orden público.