Reconstruyen terminal portuario de Ventanas bajo los más altos estándares a un año de incendio

Puerto de Ventanas hace un año sufrió un grave incendio que afectó severamente sus instalaciones. Sin embargo, a partir de ese hecho el terminal comenzó un proceso de reconstrucción bajo los más altos estándares mundiales de tecnología  para la industria portuaria de graneles sólidos. Por otro lado, el puerto, en el marco de sus planes de desarrollo, se embarcó en el desafío de diversificar sus cargas y consolidarse como un puerto multipropósito en la zona central de Chile.

“El desafío fue recuperarnos del shock para reconstruir el puerto y generar alternativas para la continuidad operacional y seguir prestando los servicios que los clientes requerían. Desarrollamos un plan de contingencia en menos de un mes y paralelamente comenzamos a reconstruir el puerto. Contamos con el apoyo de nuestros directores y accionistas; el mandato que nos hicieron fue restaurar el terminal bajo los más altos estándares de tecnología que existen en el mundo. Proyectamos concluir totalmente el proceso de reconstrucción durante el primer trimestre de 2024”, dijo Luis Fuentes, gerente de Sostenibilidad de Puerto Ventanas.

Reconstrucción de alta tecnología

El terminal portuario, tras el incendio del 22 de diciembre del 2022, que destruyó 1,3 kilómetros de cinta transportadora, inició el reemplazo de todo el sistema mecanizado de transferencia de graneles sólidos por correas tubulares, que consisten en un tubo hermético y sellado por donde se transporta la carga. “Incorporamos cintas tubulares en todos nuestros sistemas mecanizados para la transferencia de graneles sólidos, incluso en los que no fueron siniestrados, lo que permite contar con los más altos estándares ambientales, de seguridad, eficiencia y calidad. Además, esto nos permitió en términos prácticos despejar el muelle, sacamos cinco torres de transferencia, que nos permitieron eliminar 400 toneladas de estructura”, dijo Fuentes.

Por otro lado, el estándar ambiental se incrementó significativamente. Se dispuso en todas las zonas que por su antigüedad no lo tenían, sistemas de captación de polvo, anticipándose a un inminente requerimiento de la autoridad ambiental. Asimismo, se reconstruyó la red de incendio y se incorporaron altos niveles de tecnología, como un sistema de monitoreo en línea.

Diversificación de cargas

Ventanas sigue avanzando en el objetivo de diversificar sus operaciones, más aún en el contexto del proceso de descarbonización en marcha que implica un desafío para terminal, ya que la progresiva disminución de los desembarques de carbón  implicarán una mayor disponibilidad del puerto y la tarea de reemplazar cerca de dos millones de toneladas por nuevas cargas. En este sentido, el puerto está abriendo las puertas para la exportación hortofrutícola. Según explicó Fuentes, “se espera que la primera nave de fruta de la temporada arribe la primera semana de enero de 2024. Se embarcarán uvas, carozos, arándanos y cerezas en forma paletizada y directa a las cámaras frigoríficas de las naves y también en contenedores, en virtud de las nuevas capacidades que el puerto ha desarrollado”. Al próximo embarque de frutas se agregan otras nuevas cargas como el fierro. Asimismo, otras de las opciones que se evalúan es la descarga de autos, dado los terrenos que posee el puerto para su acopio y las ventajas logísticas que tiene por su cercanía a los principales centros de distribución.

Plan Regulador Metropolitano de Valparaíso

Pese a los atributos mencionados, para satisfacer efectivamente la  demanda creciente del mercado, Puerto Ventanas aún requiere contar con una capacidad que permita agilizar los procesos asociados a la importación y exportación de productos. En ese sentido, Luis Fuentes destacó que “estamos siguiendo atentamente el proceso de modificación del Plan Regulador Metropolitano de Valparaíso (Premval) para la zona industrial de Quintero Puchuncaví, ya que de aprobarse tal como está será imposible desarrollar todos estos proyectos pues se verían afectadas alrededor de 100 hectáreas de respaldo que hoy tiene el puerto para su desarrollo, lo que también podría generar impactos en el ámbito laboral, porque restringe fuertemente los espacios necesarios para el desarrollo de la actividad del puerto”.