La Modificación a la norma del Medioambiente permitiría invertir sobre los US$2.000 millones en la Región del Biobío

La reforma a la ley de medio ambiente busca modernizar la normativa y hacerla más eficiente, para agilizar los procesos de evaluación ambiental y brindar mayor certeza a los inversionistas.

Entre los principales cambios propuestos se encuentran:

  • Ampliación de la participación ciudadana en el SEIA: Se eliminarán los requisitos para que proceda la participación ciudadana en las Declaraciones de Impacto Ambiental (DIA), que representan más del 90% de los proyectos que se someten al SEIA.
  • Actualización de la tipología de proyectos que ingresan al SEIA: Se incorporarán nuevos tipos de proyectos, como los proyectos de energías renovables marinas y los proyectos de infraestructura para la generación de hidrógeno verde.
  • Eliminación de instancias de votación de los seremis: Se buscará ubicar estas instancias en un momento distinto durante la evaluación ambiental, para brindar mayor certeza a los inversionistas.

El contenido de la reforma podría ser aprobada por el Congreso durante el próximo año y permitiría la autorización de iniciativas que hoy -en la Región del Biobío- se encuentran espera de calificación por parte del Servicio de Evaluación Ambiental. Son 35 proyectos que contemplan una inversión de en conjunto significan más de US$ 2.300 millones. 

Es más, la acogida de la idea por parte del Consejo de Ministros para la Sustentabilidad y el Cambio Climático de la propuesta de reforma a la ley 19.300 sobre Bases Generales del Medio Ambiente, permitiría agilizar los plazos para la presentación de la nueva normativa al Congreso, y beneficiaría a la Región del Biobío, donde se encuentran más de 35 proyectos en calificación ambiental que en conjunto significan más de US$ 2.300 millones.

Entre los beneficios que traería la aprobación de este proyecto de ley, están la ampliación a los procesos de participación ciudadana en el SEIA, y la eliminación de requisitos que hoy deben ser cumplidos para que proceda la participación ciudadana. Esto permitiría a la ciudadanía tener una mayor participación en el proceso de evaluación ambiental de los proyectos.

Además, se propondrán modificaciones respecto de la tipología de proyectos que ingresan al SEIA como proyectos energéticos, para ajustarse a los nuevos avances y tecnologías que se han incorporado en el ámbito energético en los últimos años.

Otro punto relevante, es que se busca la eliminación de las instancias de votación de los seremis para poder ubicarlas en un momento distinto durante la evaluación ambiental. Esto permitiría avanzar en entregar mayores certezas a inversionistas lo que facilitaría alcanzar consensos importantes en el Congreso para una pronta aprobación del proyecto.

La seremía de Energía en Biobío, estableció que actualmente la Región cuenta con 94 centrales operando con casi 5 mil Megawatts instalados netos, de los cuales, 73 corresponde a energías renovables que en potencia equivalen a 3.700 Megawatts, es decir, un 76% de la capacidad instalada es renovable.

Desde el ámbito empresarial, Álvaro Ananías, presidente de CPC Biobío señaló que “en Biobío en proceso de calificación en materia de energía existen 14 proyectos en tramitación por un monto de inversión cercano a los US$6.500 millones”.

Para el representante del sector empresarial regional, “estos proyectos de energía no requieren de tanta mano de obra por lo que no afectan tanto el empleo, pero sí aportan a dinamizar la economía y mejorar la matriz energética”.

En el mes de octubre de este año se ingresaron 6 nuevas iniciativas, con una inversión total de US$ 296 millones, entre las que destacan el Proyecto de modificación para producir celulosa cruda en Planta Laja de Cmpc (US$186 millones), el Proyecto Inmobiliario Parque Antilhue en Talcahuano (US$ 36 millones), los Condominios Fuentes de Porvenir en Chiguayante, entre otras obras.