Armada denuncia ante la Fiscalía un acto de «connotación sexual explícita» frente a edificio de Comandancia y Monumento a los Héroes de Iquique

La Armada de Chile cursó ante Fiscalía una denuncia por ultraje público al pudor y las buenas costumbres, pidiendo la apertura de una investigación, luego de los hechos ocurridos el mediodía del 11 de septiembre en Valparaíso, donde una veintena personas llegó hasta el frontis del edificio castrense de la plaza Sotomayor realizando conductas «de connotación sexual explícita». Los manifestantes agraviadores realizaron un baile frente al edificio de la Comandancia y del Monumento a los Héroes de Iquique, en Valparaíso.

El libelo, firmado por el comandante en jefe de la Primera Zona Naval, contraalmirante Juan Pablo Zúñiga, señala que los hechos ocurrieron «a plena luz del día, en presencia de diversas personas, incluidos menores de edad». La denuncia agrega: «Dichos actos ofenden gravemente el pudor y las buenas costumbres, máxime si se considera que también fueron realizados en la valla perimetral del Monumento a los Héroes de Iquique, lugar donde se encuentra la cripta que resguarda los restos de los marinos que entregaron su vida por la Patria y que representa el agradecimiento de la ciudadanía de Valparaíso a tal gesta histórica».

El documento establece además que los funcionarios, incluido el personal femenino, fueron obligados a «presenciar un espectáculo vulgar y procaz, lo que constituye a su vez una ofensa al personal de la Fuerzas Armadas de guardia». En consecuencia, dice la Armada en la denuncia, el acto realizado constituye un intento por «denostar y violentar, mediante actos indecorosos, los valores, símbolos patrios y la función militar, afectando el respeto, la honra y las buenas costumbres». Por lo anterior es que la Armada solicitó al Ministerio Público la apertura de la investigación correspondiente, de acuerdo con lo que estipula el Código Procesal Penal.