Merluza en la Costa del Biobío: Artesanales acusan caída previa de un 80% en su captura

Los pescadores artesanales de la Región del Biobío alertan con una drástica disminución del 80% en la captura de merluza común en comparación con el año anterior.

Pablo Cofré, quien lidera la Federación de Pescadores Artesanales de la Región del Biobío (Ferepa), reveló la crítica situación: «Este año ha sido sumamente crítico para la merluza común, ya que no hemos capturado nada y quienes dependen de esta pesca no han salido a trabajar en mucho tiempo. En comparación con el año pasado, estamos experimentando una disminución de aproximadamente un 80% en la pesca de este recurso».

Cofré señaló que las causas detrás de esta crisis podrían atribuirse tanto a las flotas de pesca industrial que operan en la zona como al uso de redes de tamaño reducido que capturan peces jóvenes. En este sentido, indicó que hay responsabilidad tanto de los actores industriales como de los artesanales en esta problemática.

Además, el líder gremial expresó su respaldo a la veda de la merluza común, que se extenderá hasta el 30 de septiembre. «La veda es una medida correcta, e incluso considero que un mes puede resultar insuficiente, ya que en octubre todavía se encuentran ejemplares de merluza en proceso de reproducción», añadió.

Los pescadores también solicitan un bono por parte del Gobierno para mitigar las pérdidas sufridas durante estos meses difíciles. Sara Garrido, presidenta del Sindicato de Trabajadoras Artesanales de la Caleta de Coliumo y de la Asociación Gremial de Mujeres de la Pesca del Biobío, hizo hincapié en la necesidad de una nueva Ley de Pesca que aborde la situación crítica que enfrentan los pescadores artesanales y que establezca una plataforma de seguridad social para ellos.

Por su parte, Iván Valenzuela, administrador regional del Gore Biobío, anunció programas de diversificación y capacitación técnica para el sector pesquero, con el objetivo de ayudar a los pescadores a enfrentar los desafíos actuales.

El Gobierno también ha declarado una veda de la merluza común desde el 1 de septiembre hasta fin de mes, con el llamado a la población a respetar estas restricciones para preservar este recurso vital.

Los Pescadores Industriales del Biobío, a través de su jefa de sustentabilidad, Monserrat Jamett, hicieron un llamado a los consumidores a no adquirir merluza «fresca» durante septiembre, ya que podría tratarse de pescado extraído de manera ilegal, lo que pone en riesgo la conservación de la especie y el medio ambiente. Además, instaron a que la nueva Ley de Pesca incluya la certificación del 100% de los desembarques de merluza y otros recursos pesqueros para garantizar la sostenibilidad de la actividad pesquera en Chile.