Enfrentamiento entre dos bandas en cárceles ecuatorianas deja saldo de 31 muertos

La violencia en las cárceles de Ecuador volvió a golpear con crudeza al país, tras conocerse que la última masacre ocurrida en la Penitenciaría del Litoral, su prisión más grande y poblada, dejó al menos 31 presos asesinados y 14 heridos, a la vez que en 13 prisiones los reclusos hacían huelga de hambre y retenían a 137 guardias en seis de ellas.

El enfrentamiento entre dos de las bandas rivales que se disputan el control interno de las cárceles ecuatorianas comenzó desde la noche del sábado en la Penitenciaría, situada en Guayaquil, y se prolongó durante tres días con disparos y explosiones,hasta que ahora unos 2.700 policías militares ingresaron a la prisión.

La Policía y las Fuerzas Armadas entraron después de que el Presidente, Guillermo Lasso, decretase el Estado de Excepción Constitucional del sistema penitenciario para detener una situación casi sin precedentes, con incidentes en trece de las 35 cárceles del país.