¿Mito o Realidad?. La Atlántida: el misterio de un continente perdido

El mito de la Atlántida es una leyenda que ha fascinado a la humanidad desde hace miles de años. Se trata de una isla ubicada en el Océano Atlántico, la cual se dice fue destruida por un cataclismo. Esta leyenda (¿o realidad?) ha sido interpretada de diferentes  formas a lo largo de la historia.

¿Qué es la Atlántida?

La Atlántida es una ciudad legendaria descrita por el filósofo griego Platón. Esta civilización, según la leyenda, era increíblemente rica y avanzada; sin embargo, fue tragada por los mares y se perdió para siempre. Esta historia ha cautivado la imaginación de la humanidad desde tiempos inmemoriales, mas no existen pruebas arqueológicas ni información sustancial de otras fuentes que no sean Platón, y esto plantea más interrogantes que respuestas. Existe un gran interés en descubrir si la legendaria Atlántida fue un lugar real. Algunos creen que podría haber estado basado en la antigua civilización minoica. Otra teoría sugiere que el desastre que la hizo desaparecer fue la erupción del volcán Thera, en Santorini. Pero, otros sostienen que la historia es una fábula de Platón para mostrar la grandeza de Atenas y una advertencia moral sobre la codicia y el rechazo a la ley. Aún se desconoce quién la fundó, por qué hay tan pocos datos y dónde se encontraría el lugar hoy en día. Estas preguntas han intrigado a estudiosos y entusiastas que buscan una respuesta satisfactoria sin llegar a ninguna conclusión.

 La primera aparición

El Timeo de Platón es un diálogo entre Sócrates y un filósofo pitagórico ficticio, Timeo. El pasaje sobre la Atlántida es presentado por Critias, un sofista que vivió entre 460 y 403 a. C. Esta parte del diálogo no es filosófica, sino un ejercicio de sofismo. Critias habla con exageraciones y adornos para captar la atención del oyente y transmitir la esencia de sus ideas. Platón adopta cualquier medio literario necesario para expresar sus ideas filosóficas complejas de forma comprensible. Por lo tanto, hay que tener presente esto al leer el mito de la Atlántida. Critias, un invitado de Platón, es instado por Hermócrates, un general histórico de Siracusa, a contar una historia que se remonta mucho tiempo atrás. Critias asegura que es verdadera y que fue contada por el poeta y estadista griego Solón a su amigo Dropides, el tatarabuelo de Critias, y que se ha transmitido de generación en generación. Solón habría oído la historia de los eruditos sacerdotes de Sais, Egipto, que intentaron ponerla por escrito, pero no lo lograron. Critias quiere contar la historia que representa uno de los mayores logros de Atenas, que se cree fue hace 9000 años. Sin embargo, con el paso del tiempo se ha perdido.

Critias de Platón

Critias explicó que la discusión del día anterior había suscitado en él el recuerdo de una historia. Como el día se dedicaba a homenajear a Atenea, la diosa protectora de Atenas, Sócrates accedió a que Critias usara la historia como base de la discusión. Timeo entonces continuó con un discurso sobre el origen del universo y la humanidad, y ninguno de los demás intervino nuevamente en la conversación. La Atlántida, sin embargo, no volvió a ser mencionada. El diálogo de Platón y Critias relata la historia de una ciudad antigua llamada Atenas y su conflicto con una civilización avanzada, conocida como la Atlántida. El diálogo muestra cómo los atenienses usaron sus instituciones para derrotar a los atlantes y prosperar después. Sin embargo, el diálogo es incompleto, ya que no se llega a la guerra entre Atenas y la Atlántida, y el cuarto personaje, Hermócrates, nunca llega a hablar, a pesar de que Sócrates lo menciona al principio. Tras una breve descripción de cómo Atenea y Hefesto fueron nombrados como los gobernantes de Atenas desde sus primeros años, así como de los antiguos reyes de la ciudad, la Atlántida vuelve a aparecer varias páginas más adelante.

 Algo más sobre la Atlántida

La Atlántida era una isla montañosa que surgía del mar, con campos fértiles y una colina central rodeada de anillos de tierra y mar, creados por Poseidón para proteger a su pueblo. Se dice que el primer rey de esta isla fue Atlas, por lo que la tierra fue bautizada como Atlántida y el océano que la rodeaba como Atlántico. Esta raza prosperó durante generaciones y se extendió por las tierras del Mediterráneo. La tierra de la Atlántida era muy próspera. Estaba llena de árboles, metales y comida abundante, y se decía que también había elefantes. Las personas de la Atlántida vivían bien, domesticando animales y regando sus cosechas. Sus ciudades consistían en puertos, grandes templos, puentes y canales amurallados. Las puertas unían los anillos de mar alrededor de la isla y estaban decoradas con bronce y estaño.

El centro de la ciudad contaba con un templo a Poseidón, completamente rematado en plata con un techo de marfil, y un muro de oro macizo decorado con estatuas doradas. Había fuentes de agua fría y caliente, baños, gimnasios, un hipódromo y una gran flota de barcos de guerra. La población era grande y el ejército podía llenar 10.000 carros. También se practicaban ceremonias religiosas que incluían cazar y sacrificar toros. La Atlántida era una civilización de enorme éxito, con una tecnología avanzada y una gran cantidad de habitantes. Sin embargo, su existencia fue breve, pues su desaparición fue repentina y dramática.

 Interpretación de El Mito

La Batalla de Maratón de 490 a.C. es una metáfora para la historia de la Atlántida y la victoria de Atenas. Esta metáfora describe a los griegos luchando contra bárbaros representados como criaturas míticas como centauros, tal como se veía en el arte griego anterior a Platón. Esta metáfora también sugiere que los griegos estaban forzados a defenderse solos, lo que podría hacer referencia a la ausencia de los espartanos en Maratón. Se sugiere que la isla de la Atlántida y su desaparición están inspiradas en la erupción volcánica, los terremotos y los tsunamis que destruyeron la cultura de Thera en el Bronce tardío. Esta isla, con sus extensas rutas comerciales y su arte avanzado, habría sido considerada como próspera entre las civilizaciones contemporáneas. Esta tragedia podría haber servido de inspiración para el mito de la Atlántida. Las características físicas de la Atlántida se ajustarían a la isla volcánica de Thera, aunque su tamaño y ubicación geográfica no coinciden. Se menciona en el texto que en la Atlántida se practicaba la caza y el sacrificio de toros, lo que podría estar relacionado con la taurocatapsia de la Creta minoica, un culto a los toros presente en registros arqueológicos. El diálogo de Platón titulado Minos, quizá como homenaje a aquel rey legendario de la isla que Platón admiraba por su destreza como legislador.

Otras referencias

Crantor, un filósofo de la Academia de Platón que escribió un comentario sobre el Timeo, fue el primer escritor de la antigüedad en interesarse por la historia de la Atlántida. Él consideraba que la historia era literalmente cierta. Plutarco, un biógrafo griego que vivió desde 45 d.C. hasta 125 d.C., repitió en su biografía de Solón que éste había querido dejar documentada la historia de la Atlántida para la posteridad. Se dice que los Atlantes eran seres excepcionales, con apariencias atractivas. En los siglos posteriores a Platón, muchos escritores se han interesado en el mito de la Atlántida. Esto comenzó con Crantor en el siglo III a. C. y continuó hasta la actualidad con muchas adaptaciones, reformulaciones y teorías, desde lo plausible hasta lo absurdo. Estas teorías han sido expuestas, debatidas, rechazadas y discutidas nuevamente. Ejemplos de ello son La Nueva Atlántida de Francis Bacon, la Utopía de Thomas More y muchas otras adaptaciones.

Platón fue un filósofo que solía utilizar metáforas y símiles para expresar sus pensamientos. Esto se ve reflejado en el relato de la Atlántida, que deja muchas preguntas sin respuesta. En la obra de Critias, Platón mismo reconoce que lo que dijo es solo una representación y una aproximación de la realidad. Por lo tanto, no hay que tomar su relato como una verdad histórica, sino como una forma poética de expresar sus pensamientos.

 ¿Cómo eran los Atlantes?

Se dice que los Atlantes eran seres excepcionales, con apariencias atractivas y cuerpos que impresionaron al Hombre Vitruvio. Se cree que eran altamente avanzados tanto espiritual como tecnológicamente. Algunos argumentan que eran una raza superior, y que eran la fuente de todas las culturas y civilizaciones que vinieron después de ellos, mientras que otros creen que eran el enlace perdido entre los extraterrestres y los humanos comunes, y que su desaparición nos habría devuelto a la Edad de Piedra. Se cree que los habitantes de la Atlántida transmitieron conocimientos superiores para que los egipcios construyeran las pirámides. Esta tecnología también se usó para construir otros lugares espectaculares como el templo de Angkor Wat en Camboya, las cabezas de la Isla de Pascua y los templos en México.

Existen muchas teorías sobre la Atlántida, pero hasta ahora no hay pruebas concretas que respalden su existencia. Los estudiosos se dividen en tres grupos: los que creen que la Atlántida fue real y están buscando pruebas de su existencia, los que opinan que algunos de sus habitantes lograron sobrevivir y transmitieron su conocimiento a las civilizaciones posteriores, y los que niegan que la Atlántida haya existido. (Hora12).